Tips de Estudio

La tercera unidad ha finalizado y es hora de empezar una nueva. ¿Consideras que cumpliste con tus metas? ¿O crees que es hora de realizar cambios para lograrlas en esta cuarta unidad?

 

Los buenos resultados académicos son frutos de diversos factores tales como el compromiso, la disciplina y el uso de buenos hábitos de estudio, los cuales vamos a ver más en detalle en este artículo.

1 - El espacio ideal para estudiar

Luego de un día agotador de clases lo primero que queremos hacer es irnos a tirar a la cama y dormir por el resto de la tarde y noche,  esto puede llegar a pasar si nuestro lugar de estudio es nuestra cama. Es por esto que es necesario tener un lugar en donde podamos estar sin distracciones y que sea cómodo (sin llegar al extremo de quedarnos dormidos).

 

Al momento de escoger un espacio para estudiar debes tomar en consideración distintos aspectos. Es por eso que te damos un par de recomendaciones para que elijas adecuadamente:

-Lugar de trabajo: trata de trabajar en un escritorio o mesa dedicada especialmente para trabajar.

-Tener todo a mano: trata de tener todo en un solo lugar, para que de esta forma evites ir en busca de materiales y te distraigas en el proceso.

-Ten un calendario: busca un espacio en donde puedas colocar un calendario en donde tengas fechas importantes de exámenes, parciales, entrega de proyectos, etc.

-Material de apoyo: es importante contar cerca de ti con materiales de apoyo tales como libros de texto, cuadernos, entre otros.

-Tener una buena ventilación e iluminación: una iluminación y ventilación correcta nos ayudará a sentirnos más cómodos al momento de estudiar y evitar problemas de concentración.

2 - Prioriza tu salud mental y física

Si nuestra salud se ve deteriorada nuestro rendimiento académico también lo será. Es por eso la importancia de la organización de nuestro tiempo y el establecimiento de límites. Recuerda que todo en exceso es malo, y a la vez que no dedicarte nada a tus estudios es malo, dormir una hora y no comer nada por estudiar también es malo. Es por eso que debemos tratar de tener horarios establecidos para cada actividad. Tener un horario del sueño, de recreación y de alimentación es fundamental para que nuestra salud no se vea afectada.

Nuestra salud mental y física se pueden ver afectadas de diversas formas al no cuidar de ellas, llegando a desarrollar enfermedades físicas causadas por una mala alimentación y también llegar a desarrollar trastornos tales como ansiedad o depresión.

Todos somos seres humanos que necesitan descansar y alimentarse, recuerda, ¡no eres un robot! Todos los estudiantes llegamos a puntos de cansancio y olvidamos tener cuidado de nosotros por estar estudiando. ¿Tendrá alguna repercusión negativa la falta de cuidado hacía nosotros? Pues claro que sí.

3 - Ladrones de tiempo

Como hemos mencionado anteriormente, todo en exceso es malo, por lo que a la vez que es necesario tener momentos donde podamos despejar nuestras mentes de lo académico también es necesario evitar caer en manos de los ladrones de tiempo. Las interrupciones, los distractores y la procrastinación son los principales ladrones de tiempo de los estudiantes.

Si para ti es muy difícil no distraerte un rato, puedes trabajar con el método Pomodoro. Este método nos dice que tenemos que trabajar por una hora y descansar por 25 minutos. En esos 25 minutos puedes realizar cualquier actividad que te ayude a despejar y regresar a hacer tareas con ánimos.

¿Sueles procastinar? Si sueles perder noción del tiempo en actividades irrelevantes, no te preocupes, a más de alguno le ha pasado (una o varias veces), pero recuerda que siempre puedes mejorar. A la hora de estudiar ten alejados de ti todos los distractores que puedan robarte tiempo.

4 - Planifica tus sesiones de estudio

Si hiciéramos una encuesta en todo el Colegio sobre planificación de sesiones de estudio, un gran porcentaje no entendería de qué hablamos. Pues bueno, te contaremos un poco sobre esta acción mágica que te ayudará a lidiar con el estrés.

La planificación de las sesiones de estudio son una serie de pasos que vas a realizar en un momento designado para estudiar o realizar tareas. Obviamente pueden surgir situaciones fuera de tu círculo de control que no ayudan a que tu plan de estudio se cumpla al 100%, por lo que es importante saber que este es un plan que no siempre se va a cumplir totalmente.

 

Para comenzar a hacerlo te daremos las siguientes recomendaciones:

Ten en cuenta el tiempo que tienes disponible: nunca de los nunca vamos a tener el control del tiempo que tenemos, ya que pueden surgir eventualidades y puedes tener actividades con un horario ya establecido, como por ejemplo, alguna clase de música. Es por eso que debemos ser conscientes del tiempo que tenemos disponible para realizar nuestras actividades.

Toma descansos, tiempos de alimentación y recreación en tu plan de estudio para que sea equilibrado. Recuerda “mens sana in corpore sano”, o traducido a nuestro idioma y adaptado a nuestro contexto, un cuerpo sano nos dará una mente sana con la cual rendiremos mejor.

Redactores: Luisa López y Pablo Cuevas